El juego de la oca del independentismo catalán