Localizamos a un “agente inmobiliario” de pisos okupas que ofrece uno por 750 euros