Una mujer de 53 años muere apuñalada en Girona presuntamente por su hija adoptiva