El drama de las familias de los guardias civiles en Cataluña: “Nos quieren muertos”