Se multiplican las cifras de migrantes que llegan a las costas españolas con respecto al año pasado