El novio de la parricida, hundido