Así funciona la nueva ley hipotecaria: los bancos pagaran la mayoría de los gastos