Los padres de Marta, en el juicio