El Papa Franciso aparta bruscamente la mano cuando los fieles intentan besarle el anillo