Paquita perdió su casa y su bar por culpa de una apuesta de su exmarido