Los parados mayores de 45 años, los más desfavorecidos a la hora de encontrar empleo