El parricida de Getafe dejó una nota en la que confesaba que había matado a los dos niños