El parricida de Valencia llevaba un mes a tratamiento por un desequilibrio emocional