La carta de la parricida de Bilbao: “Yo no tenía fuerzas para ahogarla por los medicamentos, el hombre de negro fue quien la ahogó"