El parricida de Moraña bromeó al comprar la radial sobre su utilidad para cortar dedos