Pedro Nieva y Javier Ardines hablaron por teléfono 10 días antes del crimen