Los siete días en los que se perdió la señal del acosador de la madre de Gabriel