Las piedras utilizadas para hundir los cuerpos del crimen de Susqueda eran de una construcción semiderruida cercana a la zona