Así era el piso franco en el que los terroristas planificaban los atentados