La polémica chirigota de Cádiz sobre Puigdemont, delito de odio para algunos independentistas