Un policía belga sospechó del imán de Ripoll y pidió información a los Mossos en 2016