Cristóbal Montoro, el azote del PP