Iglesias, de los ataques a los chascarrillos