PSOE, Podemos y Ciudadanos reconocen que el acuerdo es muy complicado