El 20D costó 180 millones de euros