Sánchez y Díaz, ¿del amor al odio?