Sánchez y Rivera, ¿una pareja estable?