Sánchez, ante un reto plagado de obstáculos