Miradas cómplices y confidencias: así fue el primer acto público de los futuros Reyes