El alcalde de Granada dimite tras haber asegurado su absoluta inocencia