Alfonso Rus asegura que las grabaciones son falsas y que todo es un complot