Artur Mas denuncia una conspiración contra su partido