Artur Mas hacen oídos sordos a la prohibición del Constitucional