Bárcenas, ajeno al escándalo