Bruselas exige un recorte de 8.000 millones