Ciudadanos, el partido de moda y el objetivo de sus opositores