Combatir el fraude laboral, una prioridad para todos los partidos