Las confluencias de Podemos dejan muy claro su rechazo a la investidura de Sánchez