Las cuentas para la investidura