La dación en pago gana una batalla