¿Debe premiarse a los buenos profesores?