Las diputaciones cuestan a los españoles 22.000 millones de euros al año