Iglesias y Errejón, ¿irreconciliables?