Las explicaciones de Artur Mas no convencen a la oposición