¿Han pasado factura los últimos cuatro meses a los partidos políticos?