El gobierno está dispuesto a reformar la Constitución