La grabación del discurso del Rey tuvo que interrumpirse porque se emocionó en un par de ocasiones