"Iba a leer el discurso pero una compañera me dijo que les mirara a la cara y dijera lo que me saliera del corazón. Tiré y me calenté"