Interior y Generalitat no se ponen de acuerdo sobre el caso del espionaje