Joaquín Leguina, víctima de las preferentes